Comprensión Lectora Tercer Grado

Comprensión Lectora

Adentrarte al mundo de los libros te permite conocer lugares lejanos e inimaginables, viajar a través
del tiempo y conocer la cultura, la historia y las costumbres de los países de todo el mundo; lo mejor
de ello es que puedes revivir estos momentos una y otra vez al releer un libro. Sin embargo, debes
recordar que un buen lector no es sólo aquel que lee por leer, sino aquel que hace de la lectura un
medio de aprendizaje y de reflexión.

Movimiento Barroco

El Barroco transcurre bajo los reinados de los tres últimos reyes de la casa de Austria: Felipe III,
Felipe IV y Carlos II. Es una época de contrastes: decadencia política y social, por un lado, y
florecimiento artístico, por otro.
Es una corriente artística que se gesta en Italia, pero que nace y se arraiga en España, como
producto de la plenitud y la decadencia que se dan a fines del siglo XVI y que abarca casi todo el
siglo XVII. Por ello, después de haber vivido la plenitud, expresa una crisis, un desengaño vital, un
deseo de huir de la realidad, manifestado a través de la exageración y el exceso.
Se critica y satiriza sobre la ambición, el poder y el dinero. La brevedad de la vida, vista como un
paso rápido hacia la muerte, es otro tema que atormenta a los hombres del Barroco, haciéndolo con
una visión de tendencia pesimista.
El escritor del Barroco:
• pretende impresionar los sentidos y la inteligencia con estímulos violentos, bien de orden
sensorial, sentimental o intelectual;
• recurre a un lenguaje ampuloso y retorcido, que dificulta muchas veces la comprensión;
• usa lenguaje exagerado y descripciones recargadas; y
• en ocasiones expresa un tono pesimista.

P r e g u n t a s

Nombre
Grado y Grupo
1. 

Durante el periodo en que se gestó esta corriente, ¿cuál era el contexto social y político europeo?

2. 

El movimiento Barroco abarca:

3. 

¿Con que finalidad los literatos de esta época tendían a reflejar en sus obras exageración y excesos?

4. 

Los personajes del Barroco:

5. 

El Barroco:

6. 

1. El movimiento Barroco transcurre en el período de:

7. 

¿Cómo pretende el escritor del Barroco impresionar los sentidos y la inteligencia?

8. 

Según el texto, el movimiento Barroco critica:

9. 

Lee el siguiente fragmento del poema “Poderoso caballero es don Dinero”, de Francisco de Quevedo y menciona a qué característica del Barroco se da mayor énfasis con el texto.

Madre, yo al oro me humillo,
él es mi amante y mi amado,
pues de puro enamorado
de continuo anda amarillo.
Que pues doblón o sencillo
hace todo cuanto quiero,
poderoso caballero
es don Dinero.

10. 

De acuerdo al texto, ¿cuál de las siguientes opciones corresponde a una característica del escritor del Barroco?

Sólido, líquido, gaseoso

Todas las sustancias comunes se encuentran en alguno de esos tres estados: sólido, como un trozo
de madera, un cubito de hielo o una piedra; líquido, como el agua y el alcohol; y gaseoso, como el
aire (que es principalmente una mezcla de dos gases, oxígeno y nitrógeno), el gas que usamos para
cocinar y el anhídrido carbónico (que le da las burbujas a las bebidas gaseosas).
Las sustancias puras pueden pasar de un estado al otro, según la temperatura. Si ponemos unos
cubos de hielo (agua sólida) en una olla y los calentamos, se funden (pasan a agua líquida) y,
finalmente, el agua hierve y se evapora (pasa a vapor de agua, un gas). Si ponemos una cuchara fría
sobre el vapor de agua, esta condensará nuevamente a agua líquida.
Algunas sustancias pueden pasar directamente del sólido al gas, sin pasar por el líquido, a esto se le
llama sublimación. Para ver ese fenómeno, hagamos el siguiente experimento.
Primero colocamos en un frasco de vidrio una bolita de naftalina (la que se usa para combatir las
polillas), posteriormente tapamos el frasco y lo calentamos en una ollita con un poco de agua, lo que
se conoce como baño maría; en seguida, y cuando el agua esté suficientemente caliente (unos 80ºC),
ponemos un paño humedecido con agua para enfriar la parte superior del frasco, manteniendo así
durante 5 o 10 minutos. Veremos que en la parte fría del frasco se habrán formado cristalitos
brillantes de naftalina, como pequeñas hojitas.
Con lo anterior observamos la formación de cristales. Pero ahora no estarán formados por átomos
con cargas positivas y negativas (iones) de forma esférica, como pequeñas bolitas. Los cristales de
naftalina (naftaleno para los químicos) están formados por moléculas como la que se ve en la figura
f.1, que son, en este caso, una agrupación de átomos de carbono (color verde en la figura) formando
un doble anillo, con átomos de hidrógeno (color amarillo) unidos a algunos carbonos.
Cuando calentamos la bolita de naftalina, muchas de estas moléculas salen volando
y forman un gas, que se mezcla con el aire del frasco, pero en cuanto tienen la
oportunidad y encuentran una pared más fría en el frasco, esas moléculas se unen
nuevamente entre sí para formar la naftalina sólida, sin pasar por el líquido.
Los gases comunes también pueden convertirse en líquidos. Si el aire común se comprime y enfría lo
suficiente -a unos 200 grados bajo cero- pasa al estado líquido. En la industria se hace eso para
luego separar el oxígeno del nitrógeno y, a continuación, cada uno de esos componentes, otra vez
como gases a temperatura ambiente, se envasa en cilindros de acero, como es el caso del oxígeno
que se utiliza en los hospitales.

P r e g u n t a s

Nombre
Grado y Grupo
1. 

¿Cuál de las siguientes situaciones del experimento se representa con la siguiente figura?

2. 

¿Qué tipo de texto se puede elaborar para hacer un recuento claro y completo de la realización de un experimento?

3. 

En el párrafo 2, ¿cuál es la idea central?

4. 

Observa el siguiente esquema y elige la opción que ejemplifique el fenómeno de la sublimación.

5. 

¿Qué propósito tiene el experimento que se plantea en el texto?

6. 

¿En qué párrafo se mencionan ejemplos del tema expresado en el título?

La Metamorfosis Franz Kafka

Una mañana, tras un sueño intranquilo, Gregorio Samsa se despertó convertido en un monstruoso
insecto. Estaba echado de espaldas sobre un duro caparazón y, al alzar la cabeza, vio su vientre
convexo y oscuro, surcado por curvadas callosidades, sobre el que casi no se aguantaba la colcha,
que estaba a punto de escurrirse hasta el suelo.
Numerosas patas, penosamente delgadas en comparación con el grosor normal de sus piernas, se
agitaban sin concierto.
–¿Qué me ha ocurrido?
No estaba soñando. Su habitación, una habitación normal, aunque muy pequeña, tenía el aspecto
habitual. Sobre la mesa había desparramado un muestrario de paños –Samsa era viajante de
comercio–, y de la pared colgaba una estampa recientemente recortada de una revista ilustrada y
puesta en un marco dorado. La estampa mostraba a una mujer tocada con un gorro de pieles,
envuelta en una estola también de pieles, y que, muy erguida, esgrimía un amplio manguito,
asimismo de piel, que ocultaba todo su antebrazo.
Gregorio miró hacia la ventana; estaba nublado, y sobre el cinc del alféizar repiqueteaban las gotas
de lluvia, lo que le hizo sentir una gran melancolía.
–Bueno –pensó–, ¿y si siguiese durmiendo un rato y me olvidase de todas estas locuras?
Pero no era posible, pues Gregorio tenía la costumbre de dormir sobre el lado derecho, y su actual
estado no le permitía adoptar tal postura. Por más que se esforzara volvía a quedar de espaldas.
Intentó en vano esta operación numerosas veces; cerró los ojos para no tener que ver aquella
confusa agitación de patas, que no cesó hasta que notó en el costado un dolor leve y punzante, un
dolor jamás sentido hasta entonces.
–¡Qué cansada es la profesión que he elegido! –se dijo–. Siempre de viaje. Las preocupaciones son
mucho mayores cuando se trabaja fuera, por no hablar de las molestias propias de los viajes: estar
pendiente de los enlaces de los trenes; la comida mala, irregular; relaciones que cambian
constantemente, que nunca llegan a ser verdaderamente cordiales, y en las que no tienen cabida los
sentimientos.
–¡Al diablo con todo! Sintió en el vientre una ligera picazón. Lentamente, se estiró sobre la espalda en
dirección a la cabecera de la cama, para poder alzar mejor la cabeza. Vio que el sitio que le picaba
estaba cubierto de extraños puntitos blancos. Intentó rascarse con una pata, pero tuvo que retirarla
inmediatamente, pues el roce le producía escalofríos.

P r e g u n t a s

Nombre
Grado y Grupo
1. 

De forma general, ¿sobre qué trata el texto?

2. 

¿En qué párrafo se menciona una descripción del ambiente en el que se desarrolla el relato?

3. 

¿Qué opción podría sustituir, de mejor forma, al título de este texto?

4. 

Por sus características, el texto que se presenta a continuación corresponde a:

La metamorfosis es un relato de Franz Kafka, publicado en 1915, que narra la historia de Gregorio
Samsa, un comerciante de telas que vive con su familia, a la que él mantiene con su sueldo, quien
un día amanece convertido en una criatura no identificada claramente en ningún momento, pero
que tiende a ser reconocida como una especie de cucaracha gigante.

5. 

Según el texto, ¿por qué Gregorio se sintió melancólico?

6. 

Lee la ficha bibliográfica que corresponde al libro La metamorfosis y elige el dato que hace falta para completarla.

7. 

En el último párrafo, la palabra picazón puede ser sustituida por:

Los adolescentes como prioridad

Están en la segunda década de su vida, han dejado de ser niños, pero aún no son adultos. Sin
embargo, ya tienen ante sí un sinnúmero de desafíos que van a impactar profundamente sus
trayectorias de vida: el vertiginoso proceso de globalización e innovación tecnológica, las crisis
financieras, los efectos del cambio climático, las fluctuaciones del mercado de trabajo, entre otros. Se
trata de los 1,200 millones de adolescentes de 10 a 19 años de edad que en 2009 registraban los
censos a nivel mundial. Ellos representan el 18% de la población global.
UNICEF dedica en este año su informe sobre el Estado Mundial de la Infancia a las y los
adolescentes, por ser actores de un presente y un futuro lleno de retos.
Las decisiones tomadas durante la adolescencia pueden ser determinantes para toda la vida. Al
tratarse de una etapa de formación ofrece asimismo una oportunidad valiosa para cimentar valores
sociales democráticos, solidarios, de equidad y justicia.
Ser adolescente implica también una condición de vulnerabilidad asociada a la pobreza, la falta de
oportunidades, la ausencia de redes de apoyo y de entornos protectores que garanticen un desarrollo
en igualdad de oportunidades.
Por no ser un grupo homogéneo, los adolescentes que viven en situación de pobreza o marginalidad
tienen menos probabilidades de avanzar de la educación primaria a la secundaria y corren mayor
riesgo de ser objeto de explotación, abuso y violencia, especialmente si se trata de niñas.
Un adolescente nacido en una comunidad indígena de Oaxaca que asiste a una telesecundaria no
tiene las mismas oportunidades que un adolescente de escuela privada de las delegaciones más
pudientes de la ciudad de México. En esta diversidad, la inversión social de un país —del Estado y de
la sociedad— es una herramienta clave para igualar oportunidades y ofrecer opciones de vida
amplias y productivas. Todos los y las adolescentes tienen los mismos derechos y es obligatorio
instrumentar los mecanismos para garantizarlos.
Para que los adolescentes puedan vivir esta etapa de su vida de manera plena y positiva, y construir
su presente y su futuro en un contexto de oportunidades, es fundamental realizar inversiones
oportunas y estratégicas.
Invertir en los adolescentes es la manera más efectiva de consolidar los importantes logros que se
han registrado en todo el mundo desde 1990, en aspectos como la reducción del 33% en la tasa
mundial de la mortalidad de niños menores de cinco años, la eliminación casi total de la disparidad
entre los géneros en la matriculación en la escuela primaria en varias regiones en desarrollo, entre
otros avances. Dicho de otro modo, no destinar a los adolescentes la atención y los recursos
necesarios podría invalidar o revertir en la segunda década de la vida los logros alcanzados en la
primera.
La inversión necesaria no es sólo financiera. Inversión significa asimismo tiempo, esfuerzo, empatía y
cuidado para poder sintonizar con una generación que refleja y desafía las contradicciones de la
sociedad adulta. Abordar este desafío es imprescindible para ampliar las oportunidades de los y las
adolescentes, y con ellos, de toda la sociedad.

P r e g u n t a s

Nombre
Grado y Grupo
1. 

Según el texto, los adolescentes representan el 18% de la población:

2. 

¿A qué se refiere la autora cuando señala que los adolescentes en situación de pobreza o marginalidad no son un grupo homogéneo?

3. 

A partir del texto se puede inferir que el informe sobre el Estado Mundial de la Infancia que la UNICEF a los adolescentes busca:

4. 

De las siguientes afirmaciones, ¿cuál es incorrecta?

5. 

Por la estructura del texto y la manera en que se presenta el contenido, podemos decir que se trata de:

6. 

A partir del contenido del texto, ¿cuál consideras que es la principal finalidad de la autora?

Antología

En clase de literatura el profesor nos preguntó si nos gustaba coleccionar algo. Víctor con la mano
levantada contestó, desde su pupitre, que él colecciona historietas; Ana nos platicó que ella tiene un
baúl en el que guarda piedritas de todos los lugares que ha conocido con su familia, y André
colecciona plumillas para guitarra, ya que le encanta tocar este instrumento. Así, uno a uno, fuimos
compartiendo con nuestros compañeros aquellas cosas que nos gustan y que hemos decidido
coleccionar.
Al finalizar, el maestro nos propuso coleccionar poemas y nos dijo que esto lo podíamos hacer por
medio de una antología que, en contexto literario, es una selección de textos o poemas de uno o
varios autores. A todos nos pareció una excelente idea y quedamos en llevar nuestro poema favorito
para la siguiente clase.

P r e g u n t a s

Nombre
Grado y Grupo
1. 

El prólogo es:

2. 

Cada poema que se incluya en la antología debe contener:

3. 

Una vez que los alumnos tengan los poemas, ¿qué deben hacer para iniciar su proyecto de la antología?

4. 

Observa la siguiente tabla y elige la opción que enumera correctamente la estructura que debe seguir una antología.

5. 

Lee el siguiente prólogo y responde las preguntas.
El compositor mexicano de canciones infantiles Francisco Gabilondo Soler “Cri-Cri” se mantiene vigente a 103 años de su natalicio, a través de obras como la titulada “200 años de la historia de la música en México”.
Este trabajo, recién lanzado al mercado por una reconocida empresa disquera, tiene el fin de reunir las 100 canciones más destacadas de su catálogo, conformado por el acervo de dos legendarias compañías del ámbito de la música, por lo que incluye temas del también llamado “Grillito Cantor”, como “El ratón vaquero”.
La obra contiene piezas del dominio popular, que por su relevancia (alto número de ventas, premios recibidos o popularidad) marcaron un periodo en la vida de los mexicanos.
Se trata de cuatro discos en los que se presentan grabaciones que van desde 1902 a 2010 con artistas nacionales. Cada uno contiene una temática propia y tiene alrededor de 26 pistas.

Elige la opción que nombra las características que cumplen las canciones elegidas para la conformación de la antología de Cri-Cri.

6. 

Es un texto breve que se encuentra al principio de una antología. Sirve para exponer las razones por las que se recopilaron las obras y para hablar de las características de los textos y los autores.

7. 

¿Qué información hace falta para completar este prólogo?

El fantasma de Marley

Marley estaba muerto; eso para empezar. No cabe la menor duda al respecto. El clérigo, el
funcionario, el propietario de la funeraria y el que presidió el duelo habían firmado el actade su
enterramiento. También Scrooge había firmado, y la firma de Scrooge, de reconocida solvencia en el
mundo mercantil, tenía valor en cualquier papel donde apareciera. El viejo Marley estaba tan muerto
como el clavo de una puerta.
¡Atención! No pretendo decir que yo sepa lo que hay de especialmente muerto en el clavo de una
puerta. Yo, más bien, me había inclinado a considerar el clavo de un ataúd como el más muerto de
todos los artículos de ferretería. Pero en el símil se contiene el buen juicio de nuestros ancestros, y no
serán mis manos impías las que lo alteren. Por consiguiente, permítaseme repetir enfáticamente que
Marley estaba tan muerto como el clavo de una puerta.
¿Sabía Scrooge que estaba muerto? Claro que sí. ¿Cómo no iba a saberlo? Scrooge y él habían sido
socios durante no sé cuántos años. Scrooge fue su único albacea testamentario, su único
administrador, su único asignatario, su único heredero residual, su único amigo y el único que llevó
luto por él. Y ni siquiera Scrooge quedó terriblemente afectado por el luctuoso suceso; siguió siendo
un excelente hombre de negocios el mismísimo día del funeral, que fue solemnizado por él a precio
de ganga.
La mención del funeral de Marley me hace retroceder al punto en que empecé. No cabe duda de que
Marley estaba muerto. Es preciso comprenderlo con toda claridad, pues de otro modo no habría nada
prodigioso en la historia que voy a relatar. Si no estuviésemos completamente convencidos de que el
padre de Hamlet ya había fallecido antes de levantarse el telón, no habría nada notable en sus
paseos nocturnos por las murallas de su propiedad, con viento del Este, como para causar asombro –
en sentido literal- en la mente enfermiza de su hijo; sería como si cualquier otro caballero de mediana
edad saliese irreflexivamente tras la caída de la noche a un lugar oreado, por ejemplo, el camposanto
de Saint Paul.
Scrooge nunca tachó el nombre del viejo Marley. Años después, allí seguía sobre la entrada del
almacén: «Scrooge y Marley». La firma comercial era conocida por «Scrooge y Marley». Algunas
personas, nuevas en el negocio, algunas veces llamaban a Scrooge, «Scrooge», y otras, «Marley»,
pero él atendía por los dos nombres; le daba lo mismo.
¡Ay, pero qué agarrado era aquel Scrooge! ¡Viejo pecador avariento que extorsionaba, tergiversaba,
usurpaba, rebañaba, apresaba! Duro y agudo como un pedernal al que ningún eslabón logró jamás
sacar una chispa de generosidad; era secreto, reprimido y solitario como una ostra. La frialdad que
tenía dentro había congelado sus viejas facciones y afilaba su nariz puntiaguda, acartonaba sus
mejillas, daba rigidez a su porte; había enrojecido sus ojos, azulado sus finos labios; esa frialdad se
percibía claramente en su voz raspante. Había escarcha canosa en su cabeza, cejas y tenso mentón.
Siempre llevaba consigo su gélida temperatura; él hacía que su despacho estuviese helado en los
días más calurosos del verano, y en Navidad no se deshelaba ni un grado.

P r e g u n t a s

Nombre
Grado y Grupo
1. 

Elige la opción que sustituye de manera correcta las palabras marcadas en el siguiente párrafo.
“Siempre llevaba consigo su gélida temperatura; él hacía que su despacho estuviese helado en los días más calurosos del verano, y en Navidad no se deshelaba ni un grado”.

2. 

¿En qué párrafo del texto se hace una descripción de las características psicológicas del personaje principal de este cuento?

3. 

En la frase “¡Viejo pecador avariento que extorsionaba, tergiversaba, usurpaba, rebañaba, apresaba!”, el propósito del uso de las comas es:

4. 

Observa las palabras subrayadas en el último párrafo. ¿Cuál de ellas tiene género masculino y número singular?

5. 

Tomando en cuenta el contexto del párrafo 1, un sinónimo de solvencia es:

6. 

La referencia a la obra de Hamlet tiene la función de:

7. 

¿Cuál de las siguientes opciones corresponde a un personaje secundario?

poema 5 de amor y una canción desesperada

Para que tú me oigas
mis palabras se adelgazan a veces
como las huellas de las gaviotas en las playas.
Collar, cascabel ebrio para
tus manos suaves como las uvas.
Y las miro lejanas mis palabras.
Más que mías son tuyas.
Van trepando en mi viejo dolor como las hiedras.
Ellas trepan así por las paredes húmedas.
Eres tú la culpable de este juego sangriento.
Ellas están huyendo de mi guarida oscura.
Todo lo llenas tú, todo lo llenas.
Antes que tú poblaron la soledad que ocupas,
y están acostumbradas más que tú a mi tristeza.
Ahora quiero que digan lo que quiero decirte
para que tú las oigas como quiero que me oigas.
El viento de la angustia aún las suele arrastrar.
Huracanes de sueños aún a veces las tumban.
Escuchas otras voces en mi voz dolorida.
Llanto de viejas bocas, sangre de viejas súplicas.
Ámame, compañera. No me abandones. Sígueme.
Sígueme, compañera, en esa ola de angustia.
Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras.
Todo lo ocupas tú, todo lo ocupas.
Voy haciendo de todas un collar infinito
para tus blancas manos, suaves como las uvas.

P r e g u n t a s

Nombre
Grado y Grupo
1. 

Es una palabra o grupo de palabras que se apartan del lenguaje literal para dar énfasis a un sentimiento o a una idea.

2. 

Indica el adverbio de comparación que se encuentra en la estrofa 2.

3. 

¿A qué se refiere el autor con su “guarida oscura”?

4. 

¿Cuál de las siguientes opciones hace referencia a una prosopopeya?

5. 

De acuerdo al contenido, ¿cuál sería el título más adecuado para este poema?

6. 

¿A qué hace referencia el verso “Más que mías son tuyas”?

7. 

¿Cuál de las siguientes frases corresponde a una comparación?

8. 

¿En cuál de las siguientes frases se percibe un tono de súplica?

Autobiografía de Mario Molina

Nací en la Ciudad de México el 19 de marzo de 1943. Mis padres fueron Roberto Molina Pasquel y
Leonor Henríquez de Molina. Mi padre fue un abogado; tenía un despacho particular, pero también
era maestro en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En sus últimos años
representó a México como embajador en Etiopía, Australia y Filipinas.
Fui a la primaria y la secundaria en la Ciudad de México. Antes de entrar a la secundaria ya me
fascinaba la ciencia. Aun recuerdo mi emoción cuando vi por primera vez paramecios y amibas a
través de un microscopio de juguete más bien primitivo. Convertí entonces en laboratorio un baño de
la casa que apenas usábamos, y pasé largas horas ahí entreteniéndome con juegos de química. Con
la ayuda de una tía, Esther Molina, que es química, seguí realizando experimentos más desafiantes
en la línea de aquellos realizados por estudiantes de química de los primeros años de universidad.
Apegados a la tradición familiar de enviar los padres a sus niños a estudiar al extranjero por un par de
años, y conscientes de mi interés en la química, fui enviado a una escuela en Suiza cuando tenía 11
años, bajo la convicción de que el aprendizaje del alemán era importante para un posible químico. Yo
estaba muy entusiasmado de vivir en Europa, pero me desilusionó que a mis nuevos compañeros no
les interesara la ciencia más que a mis amigos de México.
Para entonces ya había tomado la decisión de ser investigador en química; antes, había contemplado
seriamente la posibilidad de dedicarme a la música (solía tocar el violín por ese entonces). En 1960
comencé los estudios de ingeniería química en la UNAM, toda vez que este camino, que ofrecía
materias de matemáticas a las que no se tenía acceso en la carrera de química, era el más corto para
llegar a ser un físico-químico.
Luego de terminar la carrera en México, decidí cursar los estudios de posgrado en físico-química.
Esto no era fácil: si bien mi preparación en ingeniería química era buena, adolecía por el lado de las
matemáticas y la física, así como en diversas áreas de físico-química básica —materias como
mecánica cuántica eran totalmente ajenas a mí por aquel entonces.
En un principio me trasladé a Alemania e ingresé a la Universidad de Friburgo. Luego de dedicar
cerca de dos años a la investigación en cinética de polimerizaciones, caí en cuenta de que quería
dedicar más tiempo al estudio de algunas materias básicas a fin de ampliar mis fundamentos y
explorar otras áreas de la investigación. Así, decidí solicitar mi ingreso a algún posgrado en Estados
Unidos. Mientras ponderaba mis planes futuros, pasé varios meses en París, donde pude estudiar
matemáticas por mi cuenta y donde pasé ratos maravillosos en charlas sobre todo tipo de temas —
desde la política hasta la filosofía y las artes— con muchos buenos amigos. Posteriormente regresé a
México como Profesor Asistente de la UNAM, y creé ahí el primer posgrado en ingeniería química de
México.
Finalmente, en 1968 me trasladé a la Universidad de California en Berkeley para realizar mis estudios
de posgrado en físico-química.

P r e g u n t a s

Nombre
Grado y Grupo
1. 

¿Qué significa el prefijo auto de la palabra autobiografía?

2. 

La autobiografía está escrita en:

3. 

El texto subrayado en la autobiografía de Mario Molina corresponde a:

4. 

De forma general, la autobiografía de Mario Molina relata la vida de:

5. 

¿Cuál de las siguientes opciones distingue a una autobiografía de una biografía?

6. 

Los elementos estructurales de la autobiografía son:

7. 

¿Cuál opción indica los párrafos de desarrollo de la autobiografía?

Mascar chicle, un riesgo para los mexicanos

Mascar chicle se ha convertido en un riesgo para la salud de los mexicanos, debido a que en lugar de
favorecer a las personas, las daña, porque causa caries, placa dentobacteriana, agruras, y podría
desarrollar una úlcera gástrica o diarrea crónica en casos severos, según el Instituto Mexicano del
Seguro Social (IMSS).
De acuerdo con cifras del IMSS, el 80% de la población en nuestro país tiene caries por mascar esta
golosina. Por otra parte, este instituto informó que anualmente cada mexicano consume un kilo 200
gramos en promedio de chicle.
Estas cifras nos colocan como el segundo país más consumidor de chicle en el mundo, por esto, el
IMSS recomendó a la población dejar este mal hábito, que además provoca daños a nivel dental y
mandibular e influye, en ciertos casos, en el desarrollo de úlcera gástrica, una complicación más
severa.
El instituto a cargo de Daniel Karam precisó que sólo es un mito que mascar chicle quita el hambre,
por ello, la mayoría de la gente lo consume, sin embargo, al iniciar el proceso de masticación,
comienza la digestión y se tiene sensación de saciedad, pero como los ácidos del estómago trabajan
sin alimento, el riesgo es que la persona presente un cuadro de úlcera gástrica por mascar chicle
durante horas, advirtió el doctor Abel Quiroz Álvarez, estomatólogo de la Unidad de Medicina Familiar
(UMF) número 3 del IMSS.
El estomatólogo del Seguro Social se refirió a la creencia popular de que mascar chicle ayuda a
combatir el estrés. En cierta medida, estimó, hay algo de verdad, porque la persona tiene una
actividad y el simple hecho de estar masticando le reduce el grado de ansiedad o estrés. Agregó que
el mascar chicle, incide en la proliferación de caries, porque está endulzado con azúcar, aspartame,
sorbitol (edulcorante que se usa en chicles “sin azúcar”) o fenilalanina, que además favorecen la
proliferación de más placa bacteriana porque hay mayor presencia de bacterias en la boca, aunado a
que la gente no tiene el hábito de cepillarse regularmente los dientes. 

P r e g u n t a s

Nombre
Grado y Grupo
1. 

El promedio anual de consumo de chicle por mexicano es de:

2. 

¿Qué institución respalda la información proporcionada en la nota?

3. 

La palabra proliferación, presente en el párrafo 5, hace referencia a:

4. 

Las consecuencias de mascar chicle se potencializan a causa de:

5. 

Según el texto, Daniel Karam es:

6. 

Elige la opción que haga referencia a un mito respecto al chicle.

7. 

En el párrafo 1, la palabra mascar puede sustituirse por:

8. 

Mascar chicle durante tiempos prolongados puede tener como consecuencia el desarrollo de:

9. 

De acuerdo a los datos que presenta el texto, ¿qué porcentaje de la población no padece caries por efectos del chicle?